Acuerdo sobre Facilitación del Comercio de la OMC


Con el Acuerdo sobre Facilitación del Comercio, los miembros de la OMC establecieron un nuevo marco legal para las reformas de facilitación del comercio.

El Acuerdo contiene tres secciones:

  • la Sección I, que contiene las obligaciones sustantivas, incluidas, entre otras, las obligaciones de publicación y acceso a la información relacionada con el comercio, los procedimientos de apelación, la simplificación de los procedimientos comerciales y los procesos de despacho de mercancías, la cooperación entre los organismos que intervienen en la frontera, así como la cooperación aduanera transfronteriza;
  • la Sección II, que contiene las disposiciones en materia de trato especial y diferenciado para los países en desarrollo y los países menos adelantados Miembros, así como de prestación de asistencia técnica y desarrollo de capacidad; y
  • la Sección III, que aborda las disposiciones institucionales y las disposiciones finales, como la relación con los demás acuerdos de la OMC y el proceso de adhesión de los Miembros al Acuerdo tras su entrada en vigor.

Proceso de negociación

El Acuerdo es el resultado de un largo proceso de negociación que se inició en la Primera Conferencia Ministerial de la OMC, que tuvo lugar en Singapur en 1996, y llevó a la inclusión de la facilitación del comercio en la agenda de la Ronda de Doha de negociaciones comerciales multilaterales en 2001.
El proceso central de negociaciones sobre facilitación del comercio se inició en agosto de 2004 con el mandato de:

  • aclarar y mejorar aspectos pertinentes del Artículo V, el Artículo VIII y el Artículo X del GATT, con miras a agilizar aún más el movimiento, el levante y el despacho de aduana de las mercancías,
  • elaborar disposiciones para una cooperación efectiva entre las aduanas y otros organismos en materia de facilitación del comercio y cumplimiento de los requisitos de aduana, y
  • mejorar la asistencia técnica y el desarrollo de la capacidad en este ámbito.

El Acuerdo sobre Facilitación del Comercio es el único nuevo acuerdo surgido de la Ronda de negociaciones de Doha. Es por tanto importante situar al Acuerdo y su proceso de negociación en un contexto histórico para comprender cómo y por qué los miembros lograron un consenso sobre esta cuestión. De hecho, el apoyo no fue unívoco. La mayoría de los países miembros en desarrollo solo respaldaron las negociaciones tras el compromiso de que la aplicación del Acuerdo tendría en cuenta sus limitaciones de recursos y necesidades específicas.